Caspa – La Mandanga

Caspa – La Mandanga

¿En qué punto el juego de palabras o el cruce de conceptos se pueden transformar, a la vez, en carcajada y obra de arte? En el punto que quiera La Mandanga, álter ego de Noemí Rebull, una humorista gráfica que consigue hacer del noble arte del renombre y del cruce de conceptos más tontuno, pura hilaridad. De coña muy en serio.

Así lo hace en CASPA (Crispis Editorial, 2017), su primer colección de ilustraciones en formato libro, disponible en librerías y en www.crispis.com a partir del 28 de marzo, tras convertir su proyecto en uno de los más vistosos de la red, contando con más de 40.000 suscriptores a su perfil de Instagram, y en donde aporta su particular grano de arena para dinamitar la cultura pop a través de la creación de seres híbridos, hechos de retazos de conceptos mezclados, de bromas de barra de bar, de juegos dialécticos, de deslegitimación de los héroes del hipsterismo más banal.

La Mandanga busca respuestas con un lápiz y una botella de vino, y las encuentra a través de su trazo naif en un muestrario de más de cuarenta personajes casposos y pequeñas historias en la era del ego, el narcocismo y los likes: ilustraciones sencillas, figuras retóricas y chistes breves para provocar una carcajada súbita y mucha vergüenza ajena.

Una corte en la que conviven personajes imaginarios y curiosos Frankenstein de la cultura popular de la caspa y el retuit, como es el caso de esos falsos minotauros que La Mandanga ha sabido parir, como son, entre otros, Johnny D.E.P., Antonio Manchado, El Principote, Donald Trap, Sirena Williams, Cristo Mejide, Jenni Farlopa, Jamón Björk, Friday Kahlo, Micki Minaj, Sofía Copula o Rocío Curado, entre los más de cuarenta no-personajes que pueblan el planeta CASPA.

 Facebook Instagram